lunes, 31 de julio de 2017

IBERIS SEMPERVIRENS


Nombre común: Carraspique - Cestillo de plata

Este género, compuesto por alrededor de una treintena de especies anuales y perennes, espontáneas del sur de Europa y Asia Menor.

La denominación Iberis deriva de Iberia, antigua nombre con el que se conocía desde tiempos remotos a España, lugar de procedencia de algunas de especies de este género.

El apelativo de sempervirens anuncia la naturaleza perenne del follaje.

La Carraspique es una planta baja y extensa que produce un manto de flores durante la primavera hasta mediados del verano.

Pertenece a la familia de las Brassicaceae, la misma familia de la Lobularia maritima con la que guarda un enorme parecido. Por su tamaño y fortaleza se manifiesta inmejorable para plantarla en grietas de muros rocosos.

El mejor emplazamiento para la Carraspique se encuentra formando bordes de senderos o alfombrando áreas soleadas, también es notable su cultivo más limitado en macetas y jardineras.

Su mantenimiento es sencillo y no reclama ningún cuidado especial. Posee una excelente capacidad para resistir el calor intenso y las situaciones de sequía.

Para que la producción de flores sea excepcional es necesario eliminar las flores muertas, si se hace de forma regular se estimula a la planta a tener una floración ininterrumpida.

Las inflorescencias carentes de aroma se presentan en cabezuelas redondeadas, éstas agrupan de manera densa las pequeñas flores blancas de filamentos amarillos.

El follaje tiene una cualidad perenne, formando por hojas estrechas y planas, de color verde oscuro, logran quedar ocultas cuando la planta se encuentra en plena floración.

Las flores son de color blanco puro, pero existen variedades de tonalidad rosada o púrpura.

La clave de que esta planta tenga una producción abundante de flores, está en ubicarla a pleno sol, las plantas en una situación de sombra originan escasas floraciones.

No es exigente en cuanto al tipo de suelo, sólo es necesario que esté bien drenado; este apartado es importante dado que no tolera los suelos mojados que consiguen fácilmente pudrir sus raíces.


En todo momento hay que controlar los riegos y no abusar de los regados, siempre hay que regar con moderación. Lo mismo sucede con el abonado, mejor hacerlo de manera pobre.

Una vez que la planta concluya la floración se debe realizar un ligero recorte sobre la mata. Puede emplearse en una macizo con otras flores de temporada.

Los tallos florales son apropiados para formar ramos para jarrón, perduran en prefecto estado una semana.

Aunque resite el frío, las heladas pueden quemar las hojas e inlcuso acabar con la planta. Si el invierno se presenta gélido es conveniente procurarle abrigo.

Se desarrolla bien en suelos pobres y no le suelen atacar plagas de importancia. Para reproducirla se emplean semillas que se siembran en otoño, o bien mediante esquejes tomados en primavera.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

jueves, 27 de julio de 2017

PAEONIA SUFFRUTICOSA


Peonía arborescente

Nombre común: Peonia - Peonía

La Peonia es por méritos propios una de las plantas más impresionantes del jardín, con flores que no tienen rival. Es el único género que conforma la familia de las Paeoniaceae.

Sus enormes floers la hace ser muy apreciada en jardinería, pero sobre todo en China y Japón, donde son auténticos admiradores de las Peonías.

Es en China donde se encuentra su procedencia y donde desde hace cientos de años los mejores cultivadores se han dedicado plenamente a su mejora, además de ser centro de innumerables exhibiciones.

Las flores que produce este género incomparables, se encuentran en forma simple, semidoble o dobles, y en todos los matices de blanco, rosa y rojo.

Todo el conjunto de Peonias son excelentes ejemplares para emplear como flor cortada. El amplio abanico de formas y colores de las flores unido a la tonalidad del follaje, resulta espectacular cuando se las corta para formar un ramo o centro, además, duran varios días.

Muy a menudo se la planta de forma aislada en medio del césped, pero también puede emplearse en pequeños grupos, particularmente decorativos cuando están en floración.

Las plantas cultivadas en zonas muy soleadas tendrán una necesidad mayor de agua, no obstante si la incidencia del sol es muy intensa será mejor disponerla en una zona algo sombreada.

Ante todo no hay que permitir en ningún momento que le falte humedad al terreno, aunque sin llegar a saturarlo.

Las raíces deben protegerse ligeramente en el invierno, si no se corre el riesgo de que se hielen, arruinando su evolución. No suele darse bien cuando se cultiva en contenedores.

Conviene saber que es una planta que se toma su tiempo hasta que conforma un ejemplar holgado, pero sin embargo no le gusta las ubicaciones reducidas.

Al llegar el frío los tallos se secan, pero el rizoma permanece en reposo bajo tierra hasta la siguiente temporada (hacia el mes de febrero), momento en el que coimenzan a parecer los primeros brotes.


La mejor época para plantarla es el otoño, cuando el rizoma ha perdido los tallos. En el caso de colocar varias en el mismo lugar deben plantarse a suficiente distancia unas plantas de otras.

Estas son plantas de climas templados, a las que les gusta el frío, de hecho los inviernos fríos favorece su floración. Las plantas jóvenes requieren de un acolchado cuando las temperaturas son bajas.

No le gustan las podas rigurosas, es suficiente con retirar las ramas viejas de vez en cuando para estimular un crecimiento arbustivo. Es realmente importante eliminar las flores marchitas porque restan vigor a la planta.

Puede reproducirse dividiendo el rizoma, aunque no antes de tener tres años plantado. La división no siempre es una operación que resulte positiva, en este sentido la Peonia puede ser algo irregular.

La reproducción a partir de semillas resulta bastante complejo y es preferible dejarlo en manos de expertos cultivadores.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 24 de julio de 2017

LOBELIA VALIDA


Nombre común: Lobelia

El género que representa a las Lobelias pertenece al grupo famliar de las Lobeliaceae y toma su nombre del botánico flamenco del siglo XVI Mathias de L'Obel.

En la naturaleza, algunas de estas especies son anuales, otras vivaces o semi-leñosas, aunque en los jardines se cultivan casi sempre como plantas anuales.

Ocasiona matas que alcanzan una altura reducida, aunque con poco más de medio metro de alzada logran un gran impacto de color.

Produce numerosos tallos erguidos ramificados principalmente en la base, es en su cima donde se agrupan las flores formando masas redondeadas de intensa tonalidad azul.

El follaje pasa casi inadvertido dado su pequeño tamaño y escasa producción. Las hojas son de color verde oscuro con los bordes dentados.

Al carecer su follaje de interés toda la atención se centra en la floración. Su periodo productivo es dilatado, comienzan a aparecer las primeras flores hacia mediados de la primavera y se prolongan hasta la llegada del frío.

Las flores son pequeñas y muy parecidas a las de la Lobelia erinus., ambas poseen cinco lóbulos, de los cuales los tres inferiores son algo más grandes. Los pétalos inferirores lucen en el centro una mancha blanca.

Sin embargo esta especie destaca por ser más resistente que la Lobelia erinus y tiene un cultivo más sencillo.

Es una planta excelente para jardín y lo más adecuado es disponerla en una posición soleada. Prospera sin problemas en jardines cercanos al mar pese a su ambiente salino.


Las plantas que muestren un aspecto descuidado necesitarán de algún recorte, de este modo se las anima a crecer más frondosas.

Esta Lobelia tiene una naturaleza perenne, no obstante, es preferible reemplazarla cada dos o tres años debido a que la base de sus tallos endurecen y pierden frondosidad.

Resulta verdaderamente fácil hacerse con nuevas plantas. En regiones con buen clima puede sembrarse en cualquier época del año.

Para esta labor es común emplear semillas que se siembran directamente en el lugar definitivo, tanto sea en una maceta, jardinera o en suelo, siempre que las temperaturas lo permitan.

Los nuevos brotes se manifiestan aproximadamente en un mes, al principio las plantas jóvenes crecen muy lentamente.

Algunas variedades de Lobelia tienen usos medicinales. Desde hace mucho tiempo ya eran utilizadas por los aborígenes americanos, pero no se recomienda su empleo si no se tienen los conocimientos necesarios.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

jueves, 20 de julio de 2017

EPIMEDIUM X RUBRUM


Nombre común: Sombrero de obispo

Hay que valorar el excelente resultado que ofrece como cubierta vegetal en jardines sombreados y frescos.

Poco más de 60 especies forman este género que pertenece a la familia de las Berberiadaceae.

Es una herbácea rizomatosa que forma espaciososo montículos de baja altura y poblados densamente por un follaje lozano y tierno.

Se manifiesta como una planta  de crecimiento ágil y atenciones sencillas. Lo ideal es que forme parte de bordillos de caminos o para cubrir con ella zonas desnudas a la sombre de árboles o arbustos.

Puede prosperar en una jardinera pero tendrá que ser bien espaciosa o no se encontrará a gusto y repercutirá en su desarrollo.

Su apariencia puede dar la impresión de ser una planta delicada, pero cuando está bien establecida es capaz de tolerar incluso algo de sequía.

El follaje que va surgiendo es de color verde esmeralda con los márgenes granate; a medida que las hojas maduran adquieren una tonalidad bronce rojizo que se mantiene hasta el invierno.

Las hojas son grandes y tienen una forma largamente acorazonada, bordes ondulados y cubiertos por finos pelillos.

Su floración se produce hacia mediados de la primavera y lo hace en numerosos racimos de tallos muy delgados que dejan las flores suspendidas.

Las flores tienen una aspecto singular, posee cuatro sépalos abiertos en pico (Cruciforme), de color rosa púrpura que acogen a los cuatro pétalos blancos algo más pequeños. En el centro de la flor aparecen los estambres amarillos.

Un poco de sol de las primeras horas del día le favorece sobremanera, pero el resto del tiempo es necesario que se mantenga a la sombre o se puede quemar si el sol es demasiado ardiente.


Es importante que cuente con un suelo que sea capaz de eliminar fácilmente el sobrante de agua, con un sustrato suelto y fértil.

Pese a que las plantas maduras son capaces de sobrellevar algo de sequía, es mejor no descuidar el riego y permitir que el terreno conserve siempre cierta humedad.

Un fertilizante de liberación lenta se debe emplear al inicio de la temporada, o bien uno líquido quincenalemente.

En Asia se emplea tradicionalmente como remedio para diferentes males. Se dice que algunas de las plantas que configuran el género tienen propiedades afrodisiacas.

La forma más sencilla de obtneer nuevas plantas es a través de la división de lso ejemplares más dilatados, esto se realiza en otoño.

Puede hacerse tantas fracciones como el tamaño de la planta permita. También se puede propagar rápidamente por rizomas subterráneos.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 17 de julio de 2017

SENECIO CRASSISSIMUS


Nombre botánico: Senecio crassissimus

Nombre común: Senecio de hoja vertical - Senecio vertical

Familia: Este género pertenece a la familia de las Ateraceae.

Origen: Es natural de la isla de Madagascar.

Cualidad: El grupo posee un extraordinario número de especies entre plantas perennes, anuales, suculentas, arbustos o pequeños árboles.

Condición: Posee una cualidad perenne.

Descripción: Configura un arbusto de bajo porte, de entre 40 a 70 cm. de alto, con tallos gruesos, erguidos de gran robustez.

Los tallos se cubren de rígidas hojas gruesas y carnosas, ovaladas, de superficie lisa y aplanada, color azul verdoso, con una línea de color púrpura perfilando el margen.

Las hojas crecen de forma alternativa y en ángulos aleatorios a lo largo de los brotes. Los tallos y los cortos peciolos muestran trazos de la misma tonalidad púrpura que los bordes del follaje.

Disponer: Tanto en suelo como en maceta, cuando se cultiva en suelo su medida es menor.

Periodo de floración: Hacia mediados de la primavera.

Flor: Las flores son de color amarillo brillante, de aspecto parecido al de una pequeña margarita, algo bastante típico en el género. Surgen en racimos en los extremos de largos tallos que asoman muy por encima de la mata.

Situación: Agradece las exposiciones soleadas, o al menos un lugar bien luminoso que cuenten con algunas horas de sol al día.

Singularidad: Las matas viejas con el tiempo van perdiendo el follaje de la base y los tallos adquieren una coloración castaña.


Riego: Durante el verano hay que regarla de manera regular pero sin excesos, en invierno los riegos deben ser mucho más limitados, dejando siempre que el sustrato consiga secarse para regar.

Plagas: Es una planta fuerte ante las plagas, la cochinilla algonodosa es quizás la más frecuente.

Cuidados especiales: Le gusta las situaciones cálidas durante todo el año, pero puede tolerar pequeños períodos de frío intenso aunque la planta se resentirá. Es preferible buscarle un lugar abrigado si se tiene que enfrentar a un invierno de bajas temperaturas.

Abonado: Los abonados hay que realizarlos de manera ocasional, a bajas dosis y con un fertilizante para plantas de naturaleza suculenta.

Curiosidades: La incidencia del sol sobre la planta hace que la tonalidad púrpura de la planta sea mucho más intensa.

Reproducción: Resulta muy fácil propagarla a través de esquejes plantados en una mezcla arenosa.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

jueves, 13 de julio de 2017

CODONANTHE GRACILIS


Nombre común: Codonanthe

Este es un género que lo componen unas pocas especies de plantas herbáceas. Pertenece a la familia Gesneriaceae y es originario de México, Honduras y Brasil.

Es una epífita de hoja perenne y cuyos tallos pueden alcanzar más de 1 metro de longitud.

Se trata de una planta bastante frondosa, con un porte rastrero y apta para acondicionar de manera colgante.

Sus tallos son delgados, verdes y tiernos cuando son recientes y rojizos y más fuertes después.

Para que ofrezca un desarrollo de vegetación pletórica es importante que el nivel de humedad ambiental sea alto; aunque permite los ambientes de interior sin problema.

Las hojas lanceoladas nacen opuestas, con un pecíolo corto, algo suculentas, de superficie lisa y brillante, de color verde claro en un principio para luego volverse muy oscuras.

La planta se cubre de flores gran parte del año. Las flores no son demasiado espectaculares pero las produce de manera cuantiosa, formando un espléndido contraste con el oscuro color del follaje.

Son tubulares con forma de embudo, blancas con la garganta cubierta de pequeños pelillos y manchitas de color granate.

La ubicación ideal se encuentra en una posición ligeramente soleada, pero en el caso de que el sol sea demasiado fuerte es preferible una sombra luminosa.

A la hora de regar el sustrato es preferible hacerlo cuando éste se note algo seco, humedecerlo sin excesos y esperara que se seque de nuevo para volver a regar.

En invierno hay que tener especial cuidado en no regarla demasiado, mejor mantener el sustrato algo seco. No necesita podas periódicas, en todo caso algún recorte en los tallos si crecen de modo desmedido.

Los frutos son unas bayas globosas brillantes y anaranjadas, muy vistosas que permanecen tiempo en la planta. En su estado natural forma una simbiosis perfecta con las hormigas para reproducirse.


La planta produce una sustancia o néctar que atrae a las hormigas, ellas a su vez se encargar de portar los frutos hasta su refugio donde se alimentan del cuerpo carnoso que recubre las semillas, dejando que las semillas germinen.

Sólo es necesario cambiarla a una maceta mayor toda vez que las raíces hayan ocupado totalmente la anterior.

Abonar de manera obre, una sola dosificación al mes añadida al agua de riego será suficiente.

Para su propagación se puede utilizar fragmentos de tallo de unos 12 cm. colocados en una mezcla de arena y turba. Los esquejes enraizarán en poco tiempo.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 10 de julio de 2017

ANTHURIUM CORIACEUM


Nombre común: Anturio coriaceo

Fuera de su entorno natural en los bosques lluviosos de Brasil se puede encontrar además en jardines húmedos tropicales, donde forma una mata amplia de vistoso follaje.

El nombre genérico deriva del griego ánthos o flor y ourá o cola. Eso se refiere al espádice que en muchas especies es esbelto y erguido, como una cola pequeña encima de la espata.

Todo el género que representa estas plantas es muy popular debido a la tolerancia que poseen ante situaciones de sombra. Por lo tanto esta Anturio se encontrará feliz en un jardín o terraza sombreados.

Pertenece a la familia de las Araceae. Tiene un magnífico comportamiento en situaciones de interior, sólo es preciso que tenga una buena iluminación alejada del sol y un ambiente húmedo.

Esta planta tiene su poder decorativo básicamente en su follaje, esto hace necesario un cuidado regular de las hojas para que se muestre espléndida y sea más difícil el ataque de alguna plaga.

En este capítulo se hace imprescindible conservar limpias las hojas para que se muestren lozanas; se limpian al menos una vez al mes por ambas caras con un paño humedecido en agua ligeramente jabonosa.

Las hojas son largamente lanceoladas, pueden alcanzar hasta  1 m. de longitud, tacto coriáceo, lustrosas, de color verde oscuro y un nervio central prominente de color más claro, dispuestas formando un rosetón.

Las hojas se sostienen mediante peciolos cortos, gruesos y redondeados.

La floración consta de una espata poco vistosa con un espádice de color morado oscuro. No es habitual que las plantas jóvenes florezcan ni lo hagan en interior.

No hay que permitir que el sustrato se seque, menos aún en periodos de calor.

En verano conviene regarla con frecuencia y humedecer bien el entorno; la falta de humedad daña el follaje que muestra bordes secos y amarronados.


Al ser una planta de origen tropical no tolera las bajas temperaturas, en regiones de inviernos fríos es preferible cultivarla en un contenedor y ponerla al resguardo hasta que llegue el buen tiempo.

Entre primavera y finales del verano se debe abonar cada quince días con un fertilizante líquido para plantas verdes que se añade al agua de riego, durante el invierno se suspende para que la planta descanse.

La propagación a través de semillas no suele presentar problemas, siempre que se las plante no demasiado profundas y se mantenga en un lugar cálido hasta que enraícen.

Cuando las plantitas adquieran un tamaño manejable se pueden plantar en macetas individuales.

Las plantas viejas forman tallos adventicios que pueden ser utilizados como esquejes.

En matas muy pobladas de follaje se puede tomar porciones de hojas con raíces, estos se plantan en un buena mezcla permeable y ligera.


Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

jueves, 6 de julio de 2017

ERYSIMUM SCOPARIUM


Nombre botánico: Erysimum scoparium

Otros nombres: Erysimum albescens

Nombre común: Alhelí del Teide

Familia: El género Erysimum posee alrededor de 220 especies que pertenecen a la famlia de las Brassicaeae.

Origen: El área natural de distribucción de este Alhelí se encuentra limitada a las Cañadas del Teide y La Palma en las Islas Canarias.

No obstante, se puede localizar fuera de Canarias en algún jardín botánico como el Jardín Botánico de Sóller, en la isla de Mallorca.

Cualidad: Las matas bien establecidas tienen una gran capacidad de resistencia al sol y a la sequía. 

Condición: Perenne.

Descripción: Se trata de un matorral redondeado de pequeño tamaño con un alagre floración de gran parecido al Alhelí.

Las hojas son estrechas y alargadas, lanceoladas, de color verde brillante y con ambas caras cubiertas de finos pelillos.

Disponer: La mejor ubicación se encuentra en el suelo pero dado su moderado tamaño se puede plantar en macetas o jardineras.

Periodo de floración: Invierno.

Flor: La floración aparece en numerosas espigas densamente colmadas de flores de cuatro pétalos, dispuestas en racimos en la cima del tallo.

Singularidad: En su lugar de origen es polinizada por la Anthophora alluadii, una abeja endémica también de las Islas Canarias.

Apunte: Las flores van cambiando de color a lo largo de su duración, pasando de forma gradual del blanco la púrpura.

Tal circunstancia hace que en la mata se encuentren a la vez flores en diferentes fases de colorido.

Esta conducta se debe a que el color púrpura resulta más visible y atractivo para su polinizador y hace el papel de "reclamo" para que a la postre sean las flores blancas las polinizadas dado que su cantidad de polen es mayor.


Situación: Pleno sol, aunque admite ubicaciones algo sombreadas.

Riego: En ningún momento hay que permitir que el suelo se mantenga empapado, su resistencia le lleva a soportar la sequía pero no así el encharcamiento insisitente.

Cuidados especiales: Ninguno en particular, sólo que si se deja el crecimiento de la planta a su suerte puede verse algo descuidada, en cambio a poco que se le ofrezca un insignificante cuidado mostrará una apariencia resplandeciente.

Abonado: Apenas apreciable.

Frutos: Al finalizar la floración aparecen unos frutos largos y estrechos o silicuas peludas de varios cm. de longitud.

Curiosidades: El único inconveniente de esta atractiva planta se ciñe a la escasa probabilidad de encontrarla a la venta en viveros.

Reproducción: Mediante semillas es la fórmula más sencilla y eficaz para hacerse con nuevas plantas.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 3 de julio de 2017

AGLAOMORPHA CORONANS


Sinonimia: Aglaomorpha Snake

Nombre común: Hoja de serpiente - Aglaomorpa

Como todos los Helechos que se pueden emplear en ubicaciones de interior, este despliega la típica apariencia frondosa y ornamental de los componentes del grupo.

Procede originalmente de zonas boscosas y húmedas de América Central. Pertenece a la familia de las Polypodiaceae.

Es un Helecho epífito, de gran atractivo y excelente planta para interior por su hermoso despliegue de frondes con vaporosas hojas de formidable vistosidad.

En su follaje es donde se encuentra la originalidad de este Helecho, la superficie de sus hojas de color verde oscuro y brillante presenta un distintivo muy característico, unsa marcas que se parecen a las que luce la piel de serpiente.

Las hojas van cambiando su aspecto a medida que la planta envejece, de forma que es normal que ejemplares en diferentes fases de crecimiento puedan presentar apariencias dispares.

En las planta maduras se puede observar unos rizomas gruesos y lanudos en la base de la planta, estos rizomas están densamente cubiertos por largos pelos de color dorado y que acaban por desbordarse del contenedor.

Es igual de adaptable para crecer en suelo de jardín como en un contenedor, sólo habrá que tener en cuenta que si permanece todo el año al aire libre las temperaturas deben ser suaves.

En caso de regiones con inviernos fríos es preferible mantener la planta en un contenedor y llevar la planta a un lugar luminoso y cálido durante este periodo.

Mientras la planta es joven se debe emplazar en un lugar con buena iluminación pero sin sol directo, los ejemplares maduros se pueden beneficiar de exposiciones sombreadas con algo de sol parcial.

Los Helechos son plantas que disfrutan con un ambiente de humedad muy elevada, algo que se aproxime a lo que goza en su ambiente natural, y como en interior es difícil que se da tal eventualidad habrá que humedecer el entorno con cualquier medio eficaz.


Aunque su exigencia de humedad es alto no se debe abusar con el agua de riego, un sustrato encharcado acaba pudriendo las raíces con seguridad.

Durante su periodo activo se puede abonar quincenalmente con un fertilizante para plantas verdes, que se agrega al agua de riego en dosis comedidas.

No necesita podas, únicamente retirar las posibles frondas secas. Si las puntas de las hojas se ven amarronadas es por la falta de humedad ambiental, se recorta toda la zona seca con unas tijeras y se aumenta el aporte de humedad alrededor de la planta.

El trasplante hay que realizarlo cuando sea evidente que las raíces han copado el antiguo recipiente, cambiándolo por otro de una medida inmediata superior.

Para hacerse con nuevas plantas es necesario dividir la mata en varias porciones para luego plantarlas en macetas individuales, tratándolas como plantas establecidas y se sitúan en un lugar luminoso protegidas de las corrientes de aire.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira